CRÓNICA FEMENINO A: MAJADAHONDA 7 – OLÍMPICO DE POZUELO 12

Al fin llegaba el esperado enfrentamiento de la primera semifinal. Jugábamos contra Majadahonda, un rival fuerte y fuera de casa. La temprana hora y el tiempo previsto para el partido no suponían un problema para nosotras.

Llegó la hora y salimos al campo. Nos atamos fuerte las botas y pisamos el terreno para empezar a jugar. Barro, agua, frío, malestar, tensión… Los primeros golpes y las primeras caídas te avisaban de la dureza de los próximos 80 minutos. Nos animábamos unas a otras constantemente para evitar que las condiciones nos sacasen del encuentro.Con gran trabajo de las delanteras llegaba el primer ensayo (Sobris) y transformación (Natu) a favor para el Oli. Ilusionadas y motivadas con el camino que estábamos abriendo sólo queríamos más y más. La mente puesta en el partido, pero con ambición de llegar a la final.Sufrimiento por parte de ambos equipos, defensas con presión y ataques complicados en los que cualquier metro que avanzásemos era un logro que acabó con otro ensayo.

Este comenzaba en un maul potente que arrasaba el campo y finalizaba con una salida de Bilbo para posar el balón y conseguir aumentar nuestra ventaja.Llegados a este punto y deseando que el árbitro pitase el final del encuentro el equipo se relajó y las majariegas supieron aprovechar nuestro despiste y consiguieron abrir su marcador.Los últimos minutos de juego fueron una mezcla de nervios, frío y determinación que acabaron, después de un par de touches decantando el partido hacia las de la omega.

Jugábamos para ganar, y cumplimos el objetivo.

Majadahonda 7 – 12 Olímpico de Pozuelo

Cuanto más sueñas, más lejos llegas.

¡A POR LA FINAL! ¡VAMOS OLI!

Imagen : Raúl García

Compartelo

Relacionado

Déjanos un mensaje